Economía del hogar

Muchas veces los grandes problemas económicos se experimentan de igual medida a una microescala. Pensemos, por ejemplo, en la economía del hogar. Los proveedores de una casa deben luchar por mantener alimentados a quienes de ellos dependen. En el caso de un matrimonio con hijos, los padres deben asegurarse de la alimentación y el resto de las necesidades de los pequeños.

Estamos hablando de dos salarios para mantener una casa en pie. Y ya sabemos cuántos dolores de cabeza puede dar una casa. Hoy, una tubería rota. Mañana, un problema en el techo. Luego, una remodelación. Y así sucesivamente se va dinero y más dinero porque los inmuebles necesitan atenciones constantes.

Hay que ser muy buen administrador del dinero para poder lidiar con todos los gastos de la vida cotidiana. Por eso llevar bien la economía de un hogar puede ser comparado con la gestión económica a gran escala.

Yo recuerdo que en mi caso fue mucho más complejo porque soy hijo de una madre soltera. Mi madre lo fue todo para mí, y por muchas cuentas que me saco sigo sin entender cómo se las arregló para llevar la casa adelante. Por eso ella es mi paradigma en lo que respecta a la economía del hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *